Discurso por la Diversidad Cultural

jueves, 20 de diciembre de 2007 |









El tema de la diversidad cultural, es actualmente, el estandarte imprescindible para los países que han asumido la cultura como nuevo modelo de desarrollo.

Con la entrada en vigencia de la Convención de UNESCO, se vienen dando pasos firmes para que los países partes de la misma, puedan dar seguimiento al cumplimiento y progreso de dicha Convención. Entre las actividades importantes para consolidar este proceso, damos cuenta de la primera sesión del Comité Intergubernamental de la referida Convención; celebrada el 11 de diciembre del presente año 2007, en Ottawa, Canadá. En esta sesión de trabajo, el Ministro de Brasil, Sr. Gilberto Gil, realizó un notable discurso, el cual comentamos en este espacio.

En su discurso, Gilberto Gil, se muestra consciente de la responsabilidad histórica que tienen los países miembros del Comité Intergubernamental, para cumplir a cabalidad el mandato de la Convención. Pero sin olvidar que, aun cuando la Convención, fuera votada mayoritariamente por los países miembros de UNESCO, sólo una pequeña proporción de ellos, la han ratificado y adoptada. Gil orienta su discurso en aquel escenario a resituar la importancia de la Convención por la Diversidad Cultural, reiterando y apuntalando aquellos principios, que han sido claves para dar validez a los esfuerzos que se han realizado y realizan, para que la cultura y la diversidad se consoliden en el mundo.

Por esa razón, el Ministro brasileño recurre a sustentar una premisa indiscutible para que los países que asumen este compromiso, al adoptar la convención, comprendan que lo que está en juego, es la sobrevivencia por la causa de la diversidad cultural y la autodeterminación de los pueblos. Pues subraya que, ¨Al firmar y ratificar dicha Convención, nuestros países reafirmaron el derecho soberano a formular e implementar sus propias políticas culturales y adoptar medidas para proteger y promover la diversidad cultural. Así pues, los parámetros y procedimientos que se discuten en este foro no deben ir encaminados sólo a facilitar este proceso, sino también a fortalecer las políticas de cada país.¨

El segundo postulado que observamos en el discurso, se sitúa en reasumir el compromiso ante el desarrollo cultural, al proclamar que la Convención de la UNESCO brinda la oportunidad para ¨… afirmar y consolidar la cultura como eje esencial del desarrollo, tanto a escala local como regional y mundial.¨ Así mismo, coloca en el discurso, otro componente importante, que va en el sentido de la agenda propuesta por esa Sesión del Comité Intergubernamental; al tratar el tema del Fondo para la Diversidad Cultural. Aquí, el Ministro Gilberto Gil, advierte sobre el compromiso de cada país, para asumir y fomentar los procesos de diversidad cultural, a la vez, que contribuyan efectivamente, con el referido Fondo.

En ese sentido, comprende que no sólo los países deben asumir tal responsabilidad como sector gubernamental, sino que es imprescindible involucrar a toda la sociedad; especialmente al sector empresarial de la cultura, que según sus palabras, son responsables de la hegemonía en los mercados culturales. Cosa que permite ¨… proponer diversas fórmulas de contribución nacional.¨

Por otro lado, el discurso nos conduce a comprender que al dejar sentado y aplicar la Convención de la Diversidad Cultural, se afianza al mismo tiempo, un nuevo modelo de sociedad y cultura. Es en este momento que opina sobre el papel de la cooperación internacional; justamente, para países que tienen limitadas capacidades para desarrollar sus políticas culturales.

Lo que vemos valioso en el discurso, es que Gil, a la vez que erige principios básicos del desarrollo cultural y defensa de la diversidad, retrata de cuerpo entero, las políticas culturales de gobiernos y Estados, que prosiguen políticas negadoras de diversidad y desarrollo. En el texto del discurso llama a defender y asumir una estrategia en las negociaciones comerciales. En este particular, nos indica que ¨La complejidad de los sistemas simbólicos y expresiones culturales de una población no pueden ser tratadas como simples mercancías.¨

La comprensión de este principio de diversidad, que aparece y es, el aspecto nodal de la Convención. Lleva a que Gil, nos advierta de que, ¨… los gobiernos y los Estados, tenemos que luchar para logar convenciones paralelas en las negociaciones que se llevan a cabo simultáneamente en otros foros internacionales. De lo contrario, todo lo que ganemos con esta Convención puede perderse en otros foros si los nuevos tratados suprimen los derechos culturales y dejan lugar a la hegemonía en los mercados culturales.¨

Otro aspecto a resaltar del discurso del Ministro de Cultura brasileño, es la reflexión que hace al examinar el impacto positivo de la Convención sobre la Protección de la Diversidad de las Expresiones Culturales en el Ministerio de Cultura del Brasil, y del fortalecimiento de los derechos culturales en su país.

Finalmente, entiende que desde esa perspectiva, se abre la posibilidad para definir lo que es un ¨Estado Contemporáneo¨, con capacidad de presupuestar y planificar. Estado que cuente con toda la sociedad, al mismo tiempo, que con el potencial de su diversidad.

Ver discurso completo:


http://www.diversite-culturelle.qc.ca/fileadmin/documents/pdf/speech-m-gilberto-gil-itl-committee-es.pdf)